A menudo muchos de vosotros habréis visto como bares, tabernas, tiendas… cuelgan los jamones en el techo y diréis ¿Por qué lo hacen?

Es cierto que uno de los motivos tiene como objetivo la ventilación del jamón y para que la humedad del mismo vaya desapareciendo poco a poco. Sin embargo, los orígenes de esta práctica se deben más bien a una tradición que cuenta con cientos de años.

Durante la época de persecución de los judíos por parte de los cristianos- siglos X – XIV- tener un jamón colgado en el techo significaba que allí se podía comer cerdo y que por lo tanto los dueños del establecimiento no eran judíos.

Eduardo Calavia

descarga2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies